Aspectos clave para el mantenimiento de una piscina

Todas aquellas personas que tenga una piscina en su casa deben de realizar un mantenimiento constante de ella, para que les dure durante las épocas de verano.

El mantenimiento de piscinas es una tarea que a muchas personas les cuesta hacer, pero no debemos olvidar de cuidar y mantener nuestras piscinas, para no encontrarnos con diferentes problemas de mantenimiento.

Es importante realizar un mantenimiento de una piscina diariamente y semanalmente

El mantenimiento preventivo de una piscina puede presentarse como una tarea que nos va a llevar muchas horas. Sin embargo, si controlamos los aspectos clave para que la piscina se mantenga limpia, evitaremos tener que dedicarle horas de más.

Algunos aspectos clave para el mantenimiento de una piscina son:

Cada día debemos de controlar el PH y regularlo. El pH es un valor que nos muestra cuando una sustancia es básica o ácida. En el agua el pH debe de estar en un nivel entre 7,2 y 7,6, para no nos produzca irritación en los ojos y en la piel. Cuando el pH esta a unos niveles óptimos perjudica al funcionamiento del sistema de desinfección que tenemos instalado en nuestra piscina.

Para controlar el pH podemos utilizar Kits para medición, tiras para análisis, medidor electrónico o un lector digital. Si el pH es alto debemos de aplicar un reducto mediante un Minorador de pH, existe un formato granulado y otro líquido. En el caso contrario de que el pH sea bajo, debemos de aumentarlo con un Incrementador de pH, que también puede ser granulado o líquido.

Las piscinas cultivan todo tipo de microorganismos. Esto es debido a que cuando nos bañamos, dejamos en el agua sudor y otras substancias. También las altas temperaturas en verano, hacen que la reproducción de dichos microorganismos se realice a gran velocidad.

Por lo tanto, debemos de desinfectar el agua constantemente, un punto muy importante para realizar un correcto mantenimiento de unapiscina. Es una tarea de mantenimiento de una piscina que conviene realizarla semanalmente. Para desinfectar el agua de nuestra piscina podremos utilizar sistemas con cloro/bromo, sin cloro (oxigeno) o con sal o magnesio (electrólisis).

El crecimiento de algas es otro aspecto muy importante del mantenimiento de piscinas. Este efecto vuelve el agua de color verde e impide que podamos bañarnos en ella de forma normal. Debemos de realizar un mantenimiento constante, que hará que el agua esté en unas condiciones que impidan su aparición. Si queremos evitar el crecimiento de algas en una piscina, tendremos que cepillar las paredes con un cepillo durante el inicio de la temporada y seguidamente durante todo el año. También tendremos que mantener un correcto nivel de cloro en el agua y mantener el pH en niveles óptimos, así finalmente evitaremos que el agua de una piscina se vuelva de color verde. 

Para finalizar el mantenimiento de las piscinas, tendremos que vigilar la acumulación de suciedad que queda en el filtro. Si no realizamos un mantenimiento del filtro, obtendremos una fuente de infección por la que pasará toda el agua de la piscina mediante un sistema de filtraje.  La limpieza del filtro la debemos de hacer semanalmente y así mantendremos el agua de nuestra piscina limpia.

Cuidar y mantener una piscina no es una tarea fácil, solo tenemos que pasar a la acción e invertir nuestro tiempo en ello, podremos disfrutar de una forma segura de nuestra piscina.