Reparación de piscinas pequeñas: los problemas más comunes

Un error muy común entre aquellos que deciden agregar una piscina a su hogar es pensar que por se pequeña no requiere tanta atención o mantenimiento, pero la realidad es que la reparación de las piscinas pequeñas es un escenario bastante común.

Muchas veces la reparación de las piscinas pequeñas ocurre luego de la presentación de agua turbia en ellas, esto sucede cuando partículas pequeñas aparecen en el agua y son muy difíciles de eliminar o se presenta oxidación. También puede ocurrir que se encuentre en la presencia de algas, una filtración deficiente o un PH alto. Ante esto, el proceso de reparación de una piscina pequeña dependerá del tipo de problema, si la filtración es deficiente se hará una prueba de funcionamiento del filtro y se limpiará. Si se observan partículas en suspensión se pueden usar clarificadores, para agrupar las partículas de menor tamaño, decantándolas al fondo de las piscinas y retirándolas con el filtro o con un limpiafondo.

También, la reparación de piscinas pequeñas pueda pasar por problemas con la regulación del pH. Ante esto se deben utilizar productos especiales y luego aplicar un tratamiento de choque en el agua. También existen productos especiales que previenen la aparición de algas en las piscinas.

Si el agua cambia de color, puede necesitarse una reparación de piscina pequeña dedicada a eliminar el exceso de cobre, hierro o magnesio en el agua. Si esto ocurre se notará el agua de color azul, marrón o negro. En estos casos se debe, primero, ajustar el pH del agua a un valor entre 7,2 y 7,6 al menos una hora antes de aplicar un tratamiento de choque. Luego se hace uso de dicloro granulado, junto a un floculante líquido y se procede a unas 24 horas de filtrado o el tiempo necesario para que el agua esté limpia. Para finalizar se debe cepillar a fondo el suelo y las paredes de la piscina y aspirar los restos.

Otro caso muy común que requiere la reparación de las piscinas pequeñas son las incrustaciones de cal. Estas se detectan al observar manchas calcáreas de color blanco en las paredes de la piscina y, algunas veces, en los accesorios. Observará que las superficies adquirirán una textura áspera o rugosas y que se reduce el flujo de agua. Esto ocurre cuando el nivel de pH es demasiado alto, por lo que se debe ajustar y aplicar un tratamiento. Si ve espuma en el agua, el proceso de reparación de una piscina pequeño puede dedicarse a la acumulación de aceites corporales, lociones, desodorantes o cualquier otro productor doméstico que se haya quedado en el agua. Para solventar este problema se requiere de un clarificante, que evitará el agua turbia y la presencia de espuma, además de mejorar el rendimiento de los filtros de la piscina.